El FMC capea el peor temporal de su vuelta al mundo
Miércoles, 23 de Marzo de 2011 16:05
Popa FMC

Marín y Aglaor superan a palo seco vientos de más de 110 kilómetros por hora. El GAES Centros Auditivos deberá parar en medio del océano para reparar un tanque de lastre reventado. Los primeros barcos empiezan a pensar en la fecha de llegada a Barcelona, no antes del 3 de abril. El Virbac-Paprec 3 añade otras 17 millas a su ventaja sobre el MAPFRE.


Superado el cabo de Hornos, llega la peor tormenta. La borrasca surgida ayer de la Patagonia argentina ha originado vientos de más de 50 nudos,  que han obligado  al Fòrum Marítim Català a navegar a palo seco durante buena parte de la noche. “Desde anoche tenemos viento constante de 60 nudos [111 kilómetros por hora]. Tenía que acabar a las 3 de esta madrugada, pero ahora son las 10 y seguimos igual”, ha comentado esta mañana Ludovic Aglaor.

“Estas cosas suelen suceder cerca de las Malvinas”,ha añadido el copatrón francés, que ha reconocido que éste es el peor temporal que han sufrido en lo que llevan de vuelta al mundo. “Las olas son precipicios de 8 o 10 metros, muy cerca unas de otras, que no son fáciles de negociar”, ha añadido.

Situado al noreste de la borrasca, el Hugo Boss ha aprovechado los vientos de componente oeste no tan fuertes para ser durante unas horas el barco más rápido de la flota, desplazando al GAES Centros Auditivos de este puesto de honor. “La noche ha sido muy intensa, con los vientos más fuertes que hemos tenido hasta ahora en esta regata. Los chubascos con rachas de 52 nudos y mar muy corto nos han tenido pegados al timón toda la noche”, ha escrito Wouter Verbraak, que confiaba que las olas mejoraran un poco para izar velas más grandes.

Daños que afectan a la estructura

A más de 2.000 millas por delante, el GAES Centros Auditivos no puede desplegar el 100% de su potencial pese a las casi idílicas condiciones de que goza, como consecuencia de haber roto uno de sus tanques de lastre. Dee Caffari y Anna Corbella han reconocido hoy que no es posible llegar a Barcelona sin reparar antes el daño sufrido, que afecta a la estructura misma del casco. Por ello, han decidido quedarse paradas en medio del océano en cuanto encuentren una zona de calma y buena mar para laminar el citado tanque: “Cualquier movimiento de olas hace doblar el casco y la estructura, y el movimiento impide que el  laminado cure y haga su trabajo”,ha explicado Caffari en un correo electrónico. La única tripulación femenina de esta vuelta al mundo estima que en un par de días podrían conseguir las condiciones meteorológicas adecuadas para culminar un trabajo del que ya han podido hacer el 60%.

Esta parada del GAES Centros Auditivos permitirá que los barcos que lo preceden recuperen al menos parte de la ventaja que Corbella y Caffari les han estado recortando en los últimos días, gracias a los alisios en los que navegaba la tripulación femenina, mientras el  Renault Z.E., elEstrella Damm y el Neutrogena luchaban contra las calmas que los han afectado.

La frustración de las calmas

“No hay manera de disfrutar de las calmas, para un regatista las calmas significan todo frustraciones. Esperamos pillar mañana los alisios del norte y poder salir de aquí, ciñendo como los de delante”,  ha explicado Toño Piris durante la videoconferencia de esta mañana. Al poco viento se le añade un calor intenso, con temperaturas de hasta 40º, con pocos medios para combatirlo. “A veces nos echamos un cubo de agua por la cabeza, pero con el agua a 28º, la verdad es que no refresca casi nada”, ha añadido.

Pese a sus quejas, el Renault Z.E. avanza a 7 nudos de media, menos que los 11 del Estrella Damm y el Neutrogena, sus inmediatos perseguidores que aún disfrutan de un poco más de viento, situados a 173 y 211 millas del tercer puesto, al sur de las calmas ecuatoriales.

En cabeza, el Virbac-Paprec 3 mantiene a raya al MAPFRE, ahora a 236 millas, 17 más que ayer, tras conseguir anular prácticamente todo el barlovento que le llevaba a la salida de las calmas ecuatoriales. Aunque Loïck Peyron ha intentado no descubrir su estrategia a medio plazo sobre por qué lado pasarán el anticiclón que genera los vientos alisios contra los que ciñen desde hace varios días, indirectamente ha reconocido que dejarán el centro de altas presiones a babor: “Seguiremos ciñendo amurados a estribor dos o tres días más antes de virar”, ha comentado durante la videoconferencia.

El copatrón del Virbac-Paprec 3 ha informado de un problema con las poleas –“se rompen”- y también con algunas velas, y ha sido evasivo sobre su fecha de llegada a Barcelona: “una semanita” para cruzar Gibraltar y después varios días más para el segundo tramo mediterráneo de la vuelta al mundo, ante la perspectiva de poco viento. Lo que sí ha hecho ha sido pronosticar suspense hasta el final: “Este anticiclón que tenemos delante seguro que hace cosas raras, y no siempre será a favor nuestro. Con el último bordo entre Madeira, Canarias y Gibraltar sabremos la distancia exacta que nos separa”.

Aún en el Pacífico, el We Are Water se apresta a afrontar su último temporal antes de doblar el cabo de Hornos, probablemente a lo largo de este fin de semana.

Primeras previsiones de llegada

La llegada del primero difícilmente se producirá antes del 3 de enero, y más probablemente en los dos días siguientes, según las primeras estimaciones “muy genéricas” de Marcel van Triest, el meteorólogo oficial de la Barcelona World Race.

Menos evasivo ha sido Toño Piris, que desde el Renault Z.E. ha suspirado por llegar a Barcelona “en unos 15 o 17 días”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar